Aprende a Comunicar con tu Jefe

En este blog hablo de cómo cambiar la relación con tu jefe de manera que te beneficie y ayude en tu carrera profesional. Para ilustrar esto, comparto un ejemplo y un proceso que te ayudará a mejorar la comunicación con tu jefe.

¿Por qué la relación con mi jefe es tan difícil?

 

Cuando analizamos lo que va mal en la relación jefe – empleado, siempre habrá un problema de comunicación. La buena comunicación parece ser la panacea de todos los conflictos. Sin embargo, de alguna manera todavía no entendemos el “cómo” de la misma. Hay tantos matices, emociones, pensamientos, comportamientos y consecuencias implicadas (tanto a corto como a largo plazo), que no es tan fácil. A veces, nos sentimos víctimas y no sabemos qué pasó o cómo terminamos donde nos encontramos ahora en la relación. 

Mientras las empresas tratan de recuperarse de la pandemia, lo que más necesitamos es que todos rememos en la misma dirección. Tenemos que enfrentarnos a lo que venga con enfoque, intención y buena voluntad y, sobre todo, con inteligencia emocional. 

En estos tiempos, la incertidumbre impregna todo lo que hacemos. No conocemos las reglas del juego, o lo que pasará mañana, y sólo podemos hacer lo mejor que podemos hoy, en este momento. Venimos de haber vivido meses de caos, inseguridad, incertidumbre y esto ha tenido un gran impacto tanto a nivel personal como profesional. Nuestras rasgos de carácter (positivos y negativos) se han encontrado bajo una lupa. Por esta razón, si tenías problemas de comunicación o problemas específicos con tu jefe antes de la situación actual, es muy probable que se hayan hecho más evidentes y palpables en estos días. 

La historia de Frank: Las posibles consecuencias de una mala relación con tu jefe.

 

Antes de profundizar en por qué es esencial tener una buena relación con tu jefe y compartir nuestro proceso para mejorar la relación con tu jefe, veamos un ejemplo:

Frank es un alto ejecutivo. El dueño de la empresa (el jefe de su jefe) le tiene en alta estima, se lleva muy bien con sus colegas y su equipo directo (como él dice: “¡me adoran!”). Sin embargo, su relación con su jefe, llamémosle Greg, no es muy buena. 

A veces Greg no se presenta a las llamadas o reuniones con Frank o a los eventos del equipo, incluso cuando ha confirmado previamente su asistencia. Esto hace que Frank sienta que Greg no lo valora a él, ni a su trabajo ni a su equipo. A través de estas acciones y actitudes (microagresiones como él las describe) Frank se siente amenazado y resentido con Greg, y esto está dañando la relación.

A medida que las cosas se ponen difíciles en el negocio debido a la pandemia, a  Frank le preocupa la relación porque no quiere perder su trabajo. Por esta razón,  mejorar esta relación se ha convertido en una de sus prioridades clave. Pero como dice Frank: “Tengo 54 años, tengo mucho éxito en lo que hago, y no estoy listo para adular, hacer o decir cosas que no quiero o no me gustan. ¡Ya lo he hecho y no lo volveré a hacer!” Entonces, ¿qué puede hacer? Obviamente, hay que hacer algo. Es probable que Frank sea el que más sufra si la relación sigue deteriorándose, por esta razón, necesita tomar la iniciativa y hacer algunos cambios si quiere que la relación mejore. Más importante aún, la realidad es que es lo único que está bajo su control. No puede cambiar a Greg ni obligarlo a comportarse de cierta manera.

5 Razones para tener una buena relación de trabajo con tu jefe

 

Analicemos primero por qué tener una buena comunicación (y por lo tanto una buena relación) con tu jefe es clave:

  1. Una mala comunicación genera incertidumbre.

    Donde hay incertidumbre es muy fácil que prospere la desconfianza. La desconfianza es tierra fértil para tener un ambiente tóxico donde nadie se siente cómodo ni hay espacio para la seguridad psicológica. Un lugar de trabajo psicológicamente seguro es aquel en el que la gente no está llena de miedo, y no intenta cubrirse para evitar ser avergonzados o castigados. “Cuando nos sentimos psicológicamente seguros en el trabajo estamos dispuestos a aceptar que podemos no saber algo sobre un tema y ser muy inteligentes y saber mucho sobre otros temas.   Los empleados psicológicamente seguros están más interesados en aprender, en la excelencia y en conectarse genuinamente con los demás que en lucir bien”. Esto, por supuesto, tendrá un efecto en los resultados comerciales a corto y largo plazo.

  2. La mala comunicación te deja con un mal sentimiento en general.

    Es como tener una piedra en el zapato. Una vez que tienes una, es en lo único en lo que piensas y dificulta todo lo que haces. Limita tu capacidad de rendir al máximo, de disfrutar de otros aspectos en el trabajo o de concentrarte en lo que realmente es importante para el negocio, tu carrera o tu equipo.

  3. Más energía donde más importa.

    Al mejorar la comunicación con tu jefe podrás invertir toda tu energía y tiempo en aspectos que realmente contribuyan y beneficien tu carrera, tu equipo y el negocio en general.

  4. El poder de la colaboración.

     A través de mejorar la comunicación con tu jefe, estarás dando rienda suelta al poder de la inteligencia colectiva de tu equipo. Es mejor tener la aportación de todos (de las personas que se encuentran por encima y por debajo de ti). Recuerda que tener a alguien que te desafíe y cuestione tus ideas es un regalo. Así que dar espacio a una confianza que permita la aceptación de ideas contrarias a las tuyas te ayudará a crecer.

  5. Crecimiento personal.

    Las interacciones personales en el trabajo (aunque no sean a veces tan cómodas) son geniales para actuar como un espejo que te permite desarrollarte como líder y mejorar tus rasgos y habilidades de liderazgo.

 

¿Pero cómo hacer esto? Hemos desarrollado un proceso que puede ayudarte a mejorar tu comunicación y que lo puedes usar para cualquier situación específica. Usaremos la situación de Frank como ejemplo.

Un proceso de 5 pasos para mejorar la comunicación en cualquier situación

 

Nuestro objetivo: Mejorar la relación con tu jefe.

Mejorando la Relación con tu Jefe

Un proceso de 5 pasos para mejorar la comunicación en cualquier situación.

 

 

Ejemplo:

 

Evento:

Greg a veces no se presenta a las llamadas o reuniones, incluso cuando ya ha confirmado su asistencia.

 

Factores de Vulnerabilidad:

Debido a la pandemia y la situación económica, Frank está más estresado y temeroso de perder su trabajo y Greg tiene poder sobre él.

 

Impacto:

Comportamientos-Frank actúa como si no necesitara a su jefe, se comporta con un poco de soberbia.  Emociones: Frank está sintiendo ira, miedo, ansiedad y resentimiento. Pensamientos: “¿Perderé mi trabajo?” ” Greg no entiende el negocio” “Está celoso porque tengo una mejor educación y experiencia”.

 

Consecuencias:

A Corto Plazo: la frustración general de Frank con su trabajo. A Largo Plazo: Frank y su equipo no pueden beneficiarse de que Greg sea parte del equipo ni  de su opinión sobre el trabajo realizado. Frank puede perder su trabajo.

 

Acción:

Como resultado de este proceso, Frank descubrió que sus pensamientos y sus diálogos internos estaban afectando la relación. Se aconsejó a Frank que observara cada vez que tuviera estos pensamientos e inmediatamente los cambiara por uno positivo. También que se diera una recompensa cuando hiciera esto.

Esto cambió su actitud hacia su jefe. Se volvió más paciente, menos condescendiente y se dio cuenta de cómo sus creencias y prejuicios estaban afectando su relación.

Después de hacer esto constantemente, comenzó a mejorar la comunicación con su jefe y así tener una mejor relación que lo benefició a él y a su equipo.

 

Aunque este ejemplo trata sobre cómo mejorar la relación con tu jefe, también se puede utilizar para mejorar cualquier relación. O para construir una relación con un nuevo jefe.

Conclusiones:

 

Cuando tenemos problemas de comunicación en el trabajo, a menudo tienen un gran impacto en nuestra actitud hacia nuestro trabajo. Esto puede afectar otras áreas que nos afectan directamente de manera emocional, entre ellas nuestro crecimiento personal y profesional, nuestro sentido de pertenencia y disfrute, e incluso nuestro significado y propósito. La mala comunicación afecta directamente nuestro Salario Emocional (los beneficios emocionales que todos podemos obtener del trabajo que nos motivan y nos ayudan a crecer personal y profesionalmente). Si deseas obtener más información sobre tu Salario Emocional y obtener un informe personalizado o si deseas hablar con nosotros para saber cómo podemos ayudarte  a tí o a tu organización a construir una cultura centrada en las personas para que tengan un alto Salario Emocional alto, contacta con nosotros hoy mismo. 

 

  Regístrese con nosotros para recibir directamente a su bandeja de entrada actualizaciones periódicas, consejos, inspiración y estrategias relacionadas con el Salario Emocional.

 
sin comentarios

Publicar un comentario