El Salario Emocional son los beneficios no económicos o emocionales que obtenemos del trabajo, que nos motivan, cambian nuestra percepción del trabajo y nos llevan al desarrollo personal y profesional.

Realiza el Barómetro de Salario Emocional™

La pesadez de los lunes, la motivación y el Salario Emocional

La «melancolía de los lunes» describe un conjunto de emociones negativas que muchas personas sienten al comienzo de la semana laboral. Especialmente, si hay una sensación de incertidumbre, infelicidad o porque las cosas no van como esperábamos. Puede hacer que nos sintamos desmotivados, cansados y con la sensación de que el trabajo es desagradable pero inevitable. Este tipo de sentimientos son amplios y nos dificultan la tarea de determinar con exactitud qué es lo que va mal.

Como existe esta tendencia humana llamada sesgo de negatividad, en la que las pequeñas cosas negativas se perciben como grandes e impregnan todo lo que hacemos, tenemos que ser conscientes de qué es lo que nos hace sentir así. Esto nos ayudará a poder abordar mejor este sentimiento y utilizarlo para ser conscientes de qué es exactamente lo que nos está afectando y así aprender a utilizarlo para nuestro propio beneficio y crecimiento, en lugar de dejar que impregne todo lo que hacemos. Si no lo hacemos, tendrá un efecto enorme en la calidad de nuestro trabajo y en nuestra productividad, por mencionar algunos efectos. ¿Cómo pueden ayudarte los 10 factores del Salario Emocional?

Este artículo te da una pista de algunas preguntas que puedes empezar a hacerte para saber qué es lo que te hace sentir como al principio de la semana y descubrir qué es lo que ocurre exactamente para poder empezar a cambiarlo.

¿Como me siento hoy?

 

«No puedo hacer el trabajo porque no me siento motivado» «Mi equipo no ha conseguido los resultados que necesitábamos porque se siente desmotivado» «Ughhhhh Es lunes, no tengo energía para hacer nada hoy» ¿Te resulta familiar? Para muchas personas es como un mantra de los lunes empezar el día con esta afirmación.

Antes de nada, piensa en las consecuencias de ese pensamiento. ¿Cuál es el tono que estás estableciendo para la semana? ¿O para el resto del tiempo que tienes por delante? ¿Es realmente como quieres empezar la semana? Si pensamos que el tiempo es un recurso finito y muy valioso, ¿crees que empezar la semana así es una buena inversión? Yo creo que no, pero no podemos negar que el sentimiento está ahí y tenemos que afrontarlo y aprender a gestionarlo. ¿Cómo puede ayudarte el Salario Emocional a superar ese sentimiento?

Bueno, en lugar de etiquetarte como «desmotivado», intenta pensar más allá del término y piensa: ¿qué hay en la situación en la que me encuentro que me hace sentir así? ¿Te estás haciendo las preguntas adecuadas.

Cómo los 10 factores del Salario Emocional pueden servirte para desbloquearte

10 Factores del Salario Emocional

Pertenencia– ¿Te sientes que perteneces al equipo o a la organización? ¿Te parece que te ven, te escuchan y te comprenden en el trabajo?

Dirección: ¿Te hace falta un sentimiendo de Dirección en el trabajo? ¿Tienes objetivos específicos que quieres alcanzar o están poco definidos? ¿Sientes que tu trabajo te está conduciendo a algún sitio? ¿Y ese «algún sitio» te hace sonreír?

Maestría: ¿Te sientes completamente preparado y a la altura de las circunstancias para hacer un gran trabajo? ¿O te sientes incómodo sin saber siquiera por dónde empezar porque te faltan algunas habilidades?

Inspiración: ¿Te sientes inspirado para hacer tu trabajo? ¿Tienes un sentimiento claro de la causa, el porqué y una visión de que tu trabajo vale más?

Creatividad: ¿Te sientes cansado de hacer lo mismo todos los días y esto drena tu energía?

Autonomía: ¿Te sientes atrapado en tu trabajo? ¿Tienes la sensación de que no hay espacio para que tomes ninguna decisión en el trabajo?

Disfrute: ¿Te sientes aburrido en el trabajo, hay días que no compartes una risa con nadie o si analizas tu día no has esbozado ni una sola sonrisa en el trabajo?

Propósito: Aparte de sacar dinero de tu trabajo, ¿sientes que todo lo que haces no tendrá un mayor impacto en los demás o no ves la intención y el objetivo de tu trabajo aparte de los puramente finitos como «vender xxxx cantidad» o «alcanzar XXX objetivo»?

Crecimiento personal: ¿Sientes que a través de tu trabajo no te desarrollas ni creces como persona, o sientes que tus fortalezas personales no se utilizan en lo más mínimo?

Crecimiento profesional: ¿Sientes que tu trabajo no desarrolla tus habilidades? ¿No estás aprendiendo? ¿No te sientes estimulado con lo que haces? ¿Y tienes la sensación de estar estancado?

Todo gran camino empieza con un pequeño paso

Una vez que empieces a utilizar el Salario Emocional para precisar mejor lo que quieres, estarás más preparado para asumir responsabilidades y empezar a construir puentes (por ejemplo, exponer a tu jefe que estás preparado para asumir una nueva tarea), empezar a tomar pequeñas decisiones diarias para llegar a donde tienes que estar y poner más energía en tu trabajo.

Recuerda que hay que pensar en la motivación en el trabajo en términos más amplios. No sólo como una forma de conseguir objetivos y resultados concretos, sino también como un tiempo invertido para algo más grande, más amplio y que te lleva a algún sitio, y este sitio es un lugar que te hace sonreír y estar orgulloso de ti mismo.

Si quieres saber más sobre el Salario Emocional, visita nuestra página web www.emotional-salary.com o si quieres implantar el Barómetro del Salario Emocional en tu empresa, escríbeme un correo electrónico a [email protected]. Me encantaría saber más sobre los retos a los que te enfrentas ahora y utilizar nuestra investigación y trabajo para ayudarte a conseguir tus objetivos.

Preguntas más frecuentes

  Regístrese con nosotros para recibir directamente a su bandeja de entrada actualizaciones periódicas, consejos, inspiración y estrategias relacionadas con el Salario Emocional.

.