El Salario Emocional son los beneficios no económicos o emocionales que obtenemos del trabajo, que nos motivan, cambian nuestra percepción del trabajo y nos llevan al desarrollo personal y profesional.

Aumentando La Motivación Para Trabajar Utilizando Motivadores No Económicos

¿Cómo se puede mantener a alguien motivado en el trabajo? Para poder saberlo, en primer lugar, es necesario descubrir la verdadera razón de su falta de motivación para trabajar.

¿Podría ser que tu equipo está tratando de motivarse a sí mismo a hacer algo que no les gusta, no disfrutan o no les importa demasiado?

En un contexto profesional, no siempre tenemos el control sobre las tareas que tenemos que hacer, pero sí depende de nosotros mismos asegurarnos de que nuestro trabajo nos guste y  que lo disfrutemos. También es responsabilidad de nuestros jefes, directivos y líderes hacer que nuestro entorno de trabajo nos motive y que sea un lugar en el que disfrutemos y donde  podamos crecer profesional y personalmente.

Lo que conduce al éxito de una persona es cuando ésta dedica tiempo a concentrarse en sus motivadores internos, tales como la inspiración, la dirección o la maestría. Poner atención a motivadores internos como estos puede ser la clave para que tus empleados y miembros de tu equipo sean mucho más efectivos y eficientes a la hora de realizar sus tareas y hacer su trabajo.

Cuando invertimos tiempo trabajando en nosotros y nos concentramos en mejorar nuestro bienestar interno, esto tendrá un efecto y lo reflejaremos de manera externa en forma de confianza, alegría y seguridad. Todos estos elementos son clave para mejorar nuestro desempeño en el lugar de trabajo y tendrán una influencia enorme en nuestra motivación en el trabajo.

 

Centrarse únicamente en motivadores económicos pueden conducir a la negatividad

Muchas organizaciones utilizan motivadores económicos como la única forma de alentar a sus empleados a mejorar su desempeño. Las investigaciones al respecto nos muestran una y otra vez que la motivación que se basa únicamente en el aspecto económico  tiende a desvanecerse después de un par de meses, lo que nos indica que necesitamos pensar en programas complementarios para motivar a las personas. 

Antes de continuar, queremos aclarar que los motivadores no económicos NO deben ser pensados ni diseñados con el fin de reemplazar el salario económico. Al contrario, deben de ser pensados y diseñados como un complemento de este. 

Como dijo Dan Pink en alguna ocasión, “el mejor uso del dinero como motivador es pagarle a la gente lo suficiente para sacar el tema del dinero de la mesa. Necesitamos pagar a las personas lo suficiente para que no necesiten pensar en el dinero, sino en el trabajo mismo”.

El dinero tiende a  ser un buen motivador los primeros meses y la alegría y satisfacción que sentimos al inicio tiende a desaparecer porque nos acostumbramos a este nuevo nivel. Eso se llama adaptación hedonista. Aparte de la parte económica, todas las personas necesitamos también sentirnos reconocidos, fiables y valorados y que se nos brinde un espacio donde podamos hacer uso de nuestras habilidades,talentos y destrezas y poder crecer en un ambiente de trabajo positivo. 

Motivadores No Economicos Para Trabajar Salario EmocionalEl tener únicamente motivadores económicos puede resultar en una competencia negativa entre los empleados y puede causar malestar entre los miembros del equipo y potencialmente conducir a ambientes de trabajo negativos.

Si el dinero lo fuera todo, no tendríamos estadísticas que nos indican que el 60% de los empleados dicen estar más motivados por el reconocimiento que por el dinero (OC Tanner). 

Hay que también tener en cuenta que cuando los motivadores económicos motivan a las personas, no lo hacen de manera continua, ya que la mayoría de las empresas tienen límites en cuanto a lo que pueden pagar en forma de primas o incentivos económicos, por lo que no suele ser una opción viable a largo plazo.

Un informe de Harvard Business Review analiza cómo el uso constante y a largo plazo de las recompensas económicas puede hacer que los empleados se desinteresen cada vez más por su trabajo ya que aprenden a exigir incentivos extrínsecos antes de dedicar el esfuerzo necesario. Por esta razón, el uso excesivo y único de incentivos económicos como herramienta para aumentar la motivación no es muy beneficioso para la empresa a largo plazo, ya que lo más probable es que los empleados se centren en realizar únicamente las tareas necesarias para obtener su recompensa sin dedicar apenas esfuerzo adicional. A largo plazo, esto desalienta un ambiente de innovación y creatividad.

Así que, cuando intentamos aumentar la motivación en el lugar de trabajo, ¿cuáles son algunas de las formas en que podemos hacerlo utilizando motivadores no económicos?

Empieza pensando y analizando cómo era el ambiente de la oficina (antes de los tiempos de Covid). ¿Era alegre? ¿La gente estaba contenta en general? ¿Había energía positiva la mayor parte del tiempo? 

A continuación, piensa en las conversaciones que has mantenido con tus colegas y empleados a todos los niveles de la organización, tanto formales como informales. ¿Hubo algo en esas conversaciones que te dió alguna idea de lo que puede motivar a tus empleados a hacer más y/o mejor trabajo de manera continua?

Una vez que tengas una idea, puedes empezar a poner en práctica herramientas y prácticas que confirmen tus pensamientos o te ayuden a tener nuevas ideas. 

Una de las formas de hacerlo con las organizaciones es a través de una herramienta online llamada Barómetro de Salario Emocional. Se trata de una herramienta anónima que completa cada persona del equipo o de la empresa y cuyos resultados se analizan en conjunto para encontrar patrones y puntos en común. Con estos datos, se pueden reconocer las áreas clave dentro del equipo o equipos a mejorar.

 

Diferentes personas requieren diferentes motivadores

Todo el mundo se motiva por cosas diferentes y hasta que no preguntemos a nuestros empleados qué les motiva personalmente, no debemos pretender que lo que funciona para uno funcionará para todos. Hay 10 tipos diferentes de factores internos que pueden contribuir a nuestro bienestar y motivación para trabajar. Estos factores afectan a todas las personas a uno u otro nivel  y las personas se relacionarán con ellos de diferente manera y tendrán un impacto diferente en cada una de ellas. Por esta razón, como directivos y líderes, es importante que comprendamos cuáles son para poder incorporarlas en nuestro entorno de trabajo para que cada empleado pueda obtener aquello que más necesita, más valora o que más le importa.

Los 10 factores son: 

  1. Autonomía: La oportunidad de tener libertad en un contexto laboral, en el que la persona se siente respetada, valorada y considerada competente y en el que dispone del espacio para elegir y gestionar su propio estilo organizativo, proyectos y tiempo sobre una base que es congruente con sus propios valores.
  2. Pertenencia: Tener un sentido de conexión con el equipo, la organización y los compañeros. Sentirte reconocido, apreciado, valorado e identificado con el papel que se desempeña dentro del sistema de trabajo
  3. Creatividad: La oportunidad de explorar, desarrollar y expresar formas originales, diferentes y/o innovadoras de hacer las cosas, permitiendo la personalización del trabajo.
  4. Dirección: La oportunidad de ver, crear y elegir una carrera profesional, así como la capacidad de tomar y contribuir a las decisiones que le afectan profesionalmente.
  5. Disfrute: La oportunidad de experimentar placer y diversión y de tener interacciones sociales relajadas, respetuosas, confiables y auténticas que permitan la espontaneidad, el humor apropiado y el juego.
  6. Inspiración: La oportunidad de poder alinearse con los valores más profundos de una persona lo que genera la conexión con un sentimiento de posibilidad y orientación hacia el mejor trabajo posible.
  7. Maestría: La oportunidad de adquirir dominio y una comprensión más profunda de las tareas así como adquirir mayores conocimientos a lo largo del tiempo con el fin de sobresalir, aumentar su experiencia y una consciencia de las sutilezas de una profesión.
  8. Crecimiento Personal: La oportunidad de adquirir conciencia de uno mismo, aprender de los errores, volverse más reflexivos y flexibles y aprender del entorno laboral para desarrollar aquellas cualidades que nos hacen mejores seres humanos.
  9. Crecimiento Profesional: La oportunidad de desarrollar talentos, habilidades y destrezas a través de la exposición a oportunidades laborales y sociales estimulantes, tales como el intercambio entre colegas, la tutoría y la supervisión pudiendo así reflexionar sobre los errores y aprender de ellos.
  10. Propósito y Significado: Tener un sentido de pertenencia y significado derivado del trabajo y la sensación de que éste contribuye a los propósitos de la persona y de la organización.

 

Motivación para trabajar de forma remota 

Dado que trabajar desde casa se convirtió en la regla para muchas personas durante el último año, es posible que te preguntes ahora si estos factores mencionados anteriormente siguen siendo relevantes en la situación actual. La respuesta es SÍ. 

Podemos hasta decir que son aún más importantes en un contexto de trabajo a distancia, ya que no contamos con los factores externos habituales que percibimos de manera automática cuando nos encontramos trabajando en un ambiente de oficina. Nos referimos a cosas que disfrutábamos tales como las conversaciones que teníamos al tomar café, junto al dispensador de agua, los paseos con los compañeros a la hora de comer, tener fronteras físicas entre la casa y el trabajo,  tener ese pequeño momento de tranquilidad en el trayecto de la oficina a la casa, comer con los clientes, etc. 

Cuando no tenemos estos factores externos como los mencionados anteriormente que significan una pausa de nuestro día a día y que nos brindan momentos agradables en nuestra vida laboral, necesitamos poner más énfasis a otros factores tales como tener claro cómo nuestro trabajo contribuye a nuestro propósito personal y el de la empresa, o cómo podemos encontrar nuevas maneras de desarrollar nuestra creatividad. 

Hay que tomar en cuenta que cuando nunca hemos sido conscientes de la importancia de estos factores en nuestra vida laboral o nunca se ha trabajado en ellos con intención y con un enfoque a largo plazo, esta nueva perspectiva puede resultar difícil al principio. 

Una buena organización intentará asegurarse que sus empleados estén bien atendidos, tanto externa como internamente, siendo esto último de mayor importancia ahora en tiempos de incertidumbre y trabajo a distancia. 

Si deseas solicitar una prueba piloto para tu empresa con el fin de mejorar la motivación de tus empleados para trabajar, especialmente ahora si siguen trabajando a distancia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros aquí.

Deja una respuesta

Preguntas más frecuentes

  Regístrese con nosotros para recibir directamente a su bandeja de entrada actualizaciones periódicas, consejos, inspiración y estrategias relacionadas con el Salario Emocional.

.